La pereza como derecho humano

El Derecho a la Pereza es una obra clave del socialismo utópico de la segunda mitad del siglo XIX. En esta obra de 1883 el francés Paul Lafargué cuestiona con ironía la moral capitalista que pregona el derecho al trabajo, al tiempo que proclama el valor del ocio como un tiempo personal para el desarrollo artístico, científico y espiritual.

220px-paul_lafargue_le_droit_a_la_paresse_maitrier

Esta es una obra que introduce a fines del s. XIX la cuestión del ocio, en tiempos de discusión de derechos civiles y políticos –derechos humanos de segunda generación- y adelantándose en décadas a la proclamación del derecho al descanso, al disfrute del tiempo libre y a vacaciones periódicas pagadas (art. 22), el derecho a tomar parte en la vida cultural de la comunidad y gozar de las artes (art. 27.1) y el respeto a la actividad creadora (art. 27.2), proclamados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, (ONU, 1948)

Uruguay es un país que ha sido pionero en la región, y probablemente en buena parte del mundo, en reconocer los derechos civiles y políticos de sus ciudadanos. Las limitaciones al tiempo de trabajo, en el marco de la legislación de diversos beneficios sociales, han tenido un desarrollo destacado durante el primer batllismo. En 1915 se proclama la Ley de las 8 horas de trabajo, limitando la jornada, pero también prohibiendo el trabajo de niños, consagrando el derecho a la licencia maternal y planteando el descanso semanal. Un año antes se dio la primera ley de pensiones a la vejez, reconociendo la jubilación para mayores de 65 en situación de indigencia e inválidos. En 1920 se promulgará la Ley de descanso semanal obligatorio, otorgando un día a la semana libre, la que luego se ampliaría en 1929 obligando a los comercios a cerrar desde el mediodía del sábado. En 1925 se ampliará la ley de jubilaciones y pensiones civiles, alcanzando a todos los mayores de 60 años y a aquellos con 30 años de servicio.1

Si bien estas leyes dan cuenta de las conquistas sociales que ha obtenido este país, el derecho al ocio y la recreación no es explícitamente reconocido por la legislación uruguaya. El derecho al tiempo libre está presente en la constitución uruguaya, pero como un derecho laboral: “derecho al descanso del trabajador” (art 54) y “derecho al descanso semanal” (art. 61). El descanso, la recreación y la cultura si son reconocidos en el Código de la Niñez y la Adolescencia (art. 9), como derechos esenciales de este sector de la población.

Desde un enfoque de derechos se entiende la interdependencia e indivisibilidad de todos los derechos humanos, es decir que no se puede garantizar la protección de un derecho vulnerando otros. Por lo tanto el derecho al ocio y la recreación no algo prescindible, ni de segundo orden. Esto crea obligaciones, espacialmente al Estado que debe ser garante de ese derecho, por ello la política pública debe apuntar a restituir el derecho al ocio y la recreación, especialmente de los sectores más vulnerables –entre otros: adultos mayores, discapacitados y niños de los hogares más pobres-.

Por otra parte, no es posible la restitución de este derecho, sino se asegura la apropiación del enfoque por parte de la comunidad. Esta debe participar en la formulación, aplicación y vigilancia de las estrategias que permitan la restitución y defensa de su derecho al ocio y la recreación. El Estado no sólo debe garantizar ese derecho, facilitando el acceso a los bienes de ocio y deporte, sino también que debe facilitar la participación de los beneficiarios en la definición y ejecución de las políticas, además de rendirles cuentas de las acciones que emprende para concretar esas estrategias.

Sólo reconociendo el derecho al ocio y la recreación, y generando las oportunidades para su consecución, podremos asegurar que la pereza se transforme en un experiencia valiosa de desarrollo humano.

 

Dr. Ricardo Lema

 

1 Cf. MAIZTEGUI CASAS, L. (2005): Orientales: una historia política del Uruguay, Vol. II. Planeta, Bs. As.

Fotografía de Santiago Barreiro

One thought on “La pereza como derecho humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s