Alicia en el país de la lúdica.

Hace exactamente 150 años, un reverendo y matemático inglés, de apellido Dodgson, lograba publicar una recopilación de historias que inventó para las niñas Liddell durante sus paseos en bote por el Támesis. La historia tenía como protagonista a una de las niñas, Alicia, y los personajes y aventuras que fue descubriendo durante su viaje por el País de las Maravillas.

Alicia en el País de las Maravillas ilustración original.

Las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas, publicada con el seudónimo de Lewis Carroll, es un buen ejemplo del impulso lúdico de un reverendo protestante, un respetado profesor de lógica en la sociedad victoriana. Como la matrioska rusa, el libro es un juego que encierra otros juegos. Es  una historia que surge de un juego, durante un paseo en bote y como forma de entretenimiento de un grupo de niñas.  Es a su vez un relato plagado  de juegos imposibles (como la caótica partida de croquet de la Reina de Corazones), de personajes absurdos, de juegos de lógica y de juegos del lenguaje. Pero, aún más, el País de las Maravillas es un escenario de juego, un campo lúdico que posibilita otros juegos.

Años más tarde de esta primera publicación, un segundo libro tendrá nuevamente a Alicia como protagonista. A través del espejo y lo que Alicia encontró allí nos introduce en un nuevo mundo lúdico, un universo con su propia lógica, donde las cosas suceden de forma diferente a como suceden de este lado del espejo. Jugar es, de Lewis Carrol en adelante, pasar al otro lado del espejo. Es construir un universo de sentido propio, un cosmos con sus propias reglas, diferente a la vida corriente.

Alicia, El Sombrerero y El Conejo dibujos originales.

Al jugar, decía Johan Huizinga (1938), hacemos un corte en el tiempo y espacio cotidianos. Y en ese marco fundamos un nuevo orden, con sus propias reglas de sentido. La lúdica es esa capacidad humana -fuertemente explicitada en la infancia, pero también ocasionalmente manifiesta en el mundo adulto- que le permite al hombre crear nuevos universos de sentido, nuevas significaciones despojadas de las necesidades y utilidades de la vida cotidiana. Es una potencialidad de recrear nuestro entorno, recrear los vínculos con quienes nos rodean y de recrearnos a nosotros mismos. El entorno cultural, las relaciones sociales e incluso cada uno de nosotros ya no somos los mismos luego de visitar aquel lado del espejo.

Alicia en el País de las Maravillas dibujo original.

Luego de tantas aventuras y de afrontar tantos desafíos, Alicia retorna a este lado del espejo. Pero ya no es la misma Alicia, ha crecido y ha madurado, y está pronta para afrontar los absurdos que la esperan de este lado del espejo.

Por Mag. Ricardo Lema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s