La ludificación de la experiencia laboral

En el último tiempo el concepto de “gamificación” viene ganado terreno en las ciencias empresariales, aludiendo a ciertas rutinas del mundo del juego que se trasladan al desempeño laboral:

Acumulación de puntajes, obtención de premios, niveles a alcanzar, misiones a realizar, son algunas de las mecánicas del mundo del juego que se introducen en la empresa buscando una mayor motivación en la realización de la tarea.

Sin embargo el concepto de gamificación, no plantea nada nuevo. Desde la educación humanista del renacimiento a la escuela moderna, son numerosas las experiencias que procuran disfrazar una tarea que no siempre resulta grata, a través de un recurso de juego, o dinamizar ciertas respuestas a través de estímulos positivos. Parafraseando a Erasmo de Rotterdam, podríamos decir que la gamificación supone “trabajar deleitando”.

Gamificación alude a una dimensión del concepto de juego, la más obvia y por ende la más superficial. El game es un ejercicio concreto sometido a una estructura de reglas, el sentido más material del juego. Sin embargo el potencial del juego en los procesos organizacionales radica no en ese uso instrumental, sino en impregnar al ambiente laboral de un espíritu lúdico. La ludificación de la experiencia laboral supone un enfoque más potente del juego como potenciador del trabajo.

Por lúdica entendemos una capacidad humana de interactuar en forma abierta con el entorno, donde la experiencia de disfrute potencia las oportunidades de expresarse y actuar creativamente. Ludificar la experiencia laboral supone movilizar la tarea hacia una dimensión de mayor productividad y creatividad, donde el placer potencia la motivación. El ambiente laboral se enriquece a través de la combinación de los impulsos lúdicos básicos, como la competencia, el azar, el vértigo y el simulacro.

Si la gamificación supone disfrazar la tarea en un conjunto de reglas de juego, la ludificación por el contrario supone promover la creatividad de transformar y recrear las formas de asumir la tarea. La experiencia laboral se ludifica cuando el ambiente laboral se organiza desde el permiso para explorar y desde la libertad para crear, cuando el foco está en las metas y no el cumplimiento de horarios, cuando se flexibilizan los espacios y se da lugar a los intereses particulares. Ejemplos paradigmáticos son los de Google, Lego y Facebook, entre otras empresas que cuentan con diversos espacios recreativos para potenciar la capacidad lúdica de sus empleados.

Mag. Ricardo Lema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s